Galicia pasa del calor de un sol radiante a tormentas con 2.800 rayos en solo dos horas