Granizos hasta las rodillas y contenedores flotando: España, asediada por las tormentas