Las tormentas se ceban con Extremadura