Los toros de Jandilla nos dejan un encierro muy violento pero sin corneados