Nuevas grúas amenazan a Torre de la Sal, un pequeño poblado centenario de la costa de Castellón