“No tienes la libertad de un autónomo pero pagas como uno”, los riders plantan cara a sus empresas