El tráfico aéreo se corta unas 25 veces al año por cenizas volcánicas