La niebla enmascaró la verdadera causa