La piscina de Ripoll en la que ahogó la menor cumplía las normativa de personal