El trágico amanecer en Sant Llorenç