El traje de Kate Middleton, el secreto mejor guardado