El traslado del Cristo de Mena, deslucido por la lluvia