Una treintena de carreteras y puertos, cortados por la nieve y las lluvias