Una treintena de muertos y quince identidades falsas a sus espaldas