¡A las trincheras! Comienza la guerra más famosa...de tomates