El dueño de la pirotecnia de Tui ocultaba 600 kilos de explosivo en otro local clandestino