Un fuerte olor permite descubrir 400 kilos de material explosivo en la zona cero de Tui