Uno de cada cuatro tumores de recto acaba con un estoma definitivo