El turismo afronta una de sus peores crisis con la cuarentena de Reino Unido