El 'necroturismo' se ha convertido en un auténtico atractivo turístico