El turismo latinoamericano sortea la crisis en Semana Santa