El turismo es ya el principal problema para uno de cada cinco barceloneses