Los turistas se convierten en el objetivo de los ladrones