Miles de turistas abarrotan las playas españolas en el último fin de semana de julio