Bailar con la puerta abierta del coche le sale caro a una joven de 18 años