El último deseo de Ana cumplido: ver el mar por primera vez