El móvil cambia los hábitos: Los jovenes ya no usan reloj, ni cámara, ni despertador