Los usuarios de las motos más potentes pasarán un curso de conducción segura