“Vámonos a casa, no podemos matar a este bebé”