La crisis marca las vacaciones de Semana Santa