El cambio de quincena provoca gran trasiego de veraneantes en las playas españolas