No es que seas vago, es que tu genes te impiden hacer deporte, según un estudio

No es que seas vago, es que tu genes te impiden hacer deporte, según un estudio