La Comunidad Valenciana se enfrenta a las temperaturas más altas de su última década