"Le vamos a pedir a Dios un arquitecto": clama un sacerdote lucense en mitad de la carretera