"Ascensores con escupitajos" y "heces por cualquier rellano", acaba la pesadilla de unos vecinos de Zamora