Los vecinos de Alfocea, aislados por la crecida del Ebro