Los vecinos de Viveiro temen una nueva riada si no limpian el río