La solidaridad de los vecinos de Burés evita que se quemen las casas