Los vecinos de El Raval siguen teniendo miedo a pesar de la macrooperación policial