Las víctimas de la gota fría solo esperan poder regresar a sus casas por Navidad