Más de una veintena de familias ocupan un edificio vacío desde hace cinco años