Una veintena de provincias españolas, en alerta por temperaturas de casi 40 grados