El verano llega a la Península con sus altas temperaturas