La verde Escocia no lo es tanto