La versión de los policías en el “caso Melilla”