El informe final del vertido apunta a errores cruciales en BP y en la industria