El vertido en un río del noreste de China amenaza con llegar a Rusia