Los manteros del vestíbulo de la Estación de la Plaza de Cataluña vuelven cada vez que son desalojados