Los veterinarios taurinos creen que los toros temen al fuego y sufren de estrés