Viajar de pie y entre maletas, la odisea de algunos estudiantes gallegos cada domingo